miércoles, 12 de mayo de 2010

Desarrollo Motriz Fino POR JOHANN H

Desarrollo Motriz Fino

En el crecimiento saludable de un niño se deben tomar en cuenta varios factores de desarrollo, como los son el cognitivo, el social, el del lenguaje y finalmente el desarrollo motriz. Al pasar por los primeros siete años de vida, el niño pasa por todas estas etapas de desarrollo.
Una de las etapas más importantes es la del desarrollo motriz, ya que al pasar por este periodo de desarrollo, el niño se familiariza poco a poco con su cuerpo y todo lo que puede hacer con él, principalmente con sus extremidades. El desarrollo motriz se encuentra dividido en dos partes: el desarrollo motriz grueso y el desarrollo motriz fino, en el cual nos centraremos.
Cuando hablamos del desarrollo de la motricidad fina, en un niño, tenemos que tomar en cuenta, sobre todo, el desarrollo de los músculos de las manos y los dedos, también conocido como la manipulación; ya que gracias a éste, el niño logrará coger objetos, utilizar los cubiertos, escribir, etc.
Este proceso de desarrollo se presenta desde el nacimiento del niño, en donde este mantiene sus manos cerradas o “haciendo puño” y se agarra de objetos con tanta fuerza, que podría levantar su peso, pero a la vez tiene dificultad en soltarlos. El niño pasa generalmente por esta etapa desde su nacimiento hasta los dos meses y medio, cuando al fin relaja sus músculos y abre su mano.
Alrededor de los tres meses el niño adquiere mayor control sobre los movimientos de sus manos y empieza a intentar agarrar una variedad de objetos, prefeccionando el “agarre” con su mano entera a los tres meses y medio. Esto se lo conoce como “palmar grasp”, y es adquirido por un reflejo presente en los niños desde su nacimiento. En este momento, los niños solo buscan objetos para cogerlos, pasarlos de una mano a otra y entre ambas manos.
Al llegar a los seis meses, los niños empiezan a utilizar otro tipo de “agarre”, que sería con sus dedos, este es conocido como “pincer grasp”. A partir de aquí los niños obtienen un mayor control sobre los objetos que cogen. Al llegar a los nueve meses los niños logran perfeccionar el “pincer grasp” y pueden utilizar y coger más de un objeto al mismo tiempo. Al llegar a los once meses, se puede apreciar que los niños empiezan a utilizar los cubiertos, pinceles y lápices de mejor manera.
Para estimular este tipo de desarrollo se debe incentivar la independencia en los niños, dejándolos abrir botones, cierres y cordones, por ejemplo. También se puede implementar el uso de los juguetes como los carritos o camiones en los niños o las muñecas en las niñas, ya que con estos juguetes logran estimular de mejor forma los músculos de sus manos, en el caso de las muñecas al cambiarlas de ropa y en el caso de los carritos, al deslizarlos por el piso.
Para concluir cabe recalcar que estimular el desarrollo motriz es muy importante para los niños, ya que gracias a este adquieren las habilidades necesarias para comer, vestirse, escribir y realizar todo tipo de trabajos manuales. También cabe recalcar que existen diferencias en el tiempo de desarrollo motriz entre niños, siendo que unos se pueden desarrollar más rápido que otros, por lo que no debería de haber preocupaciones si es que un niño se demora un poco más en aprender a utilizar los cubiertos o cualquier objeto, que otro.

Cook, Klein y Tessier (2008). Nurturing communication skills

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada